03 junio 2021

La travesía de la N-I en San Sebastián

Mes de julio, pleno verano, y San Sebastián luce radiante. No me canso de venir de forma periódica a esta ciudad, en la cual tuve la suerte de residir durante casi 4 años. La antaño ciudad vacacional para la realeza española e internacional, es hoy una urbe vibrante, moderna y elegante. 

Una de las rutas seguidas por el turismo del resto del país hasta "la bella Easo" era la ya conocida carretera de Madrid a Francia por Irún o N-I, que entrando por el punto kilométrico 462 y saliendo por el 469, atravesaba la ciudad y bordeaba la preciosa bahía de La Concha. Aunque el tiempo y los cambios en la fisonomía de la ciudad han ido modificando su trama urbana, afortunadamente aún queda algún testigo de la época que vamos a conocer.


Acudimos como siempre al Instituto Geográfico Nacional para observar San Sebastián desde el aire y conocer por dónde discurría la antigua travesía. La carretera radial entraba por el barrio de Añorga y salía de la ciudad por Herrera, último barrio antes de adentrarse en término municipal de Pasajes, conocido por su puerto marítimo. En la imagen, la ubicación aproximada de los puntos kilométricos donostiarras.


En la década de los 70 la carretera de Madrid a Francia por Irún abandonó definitivamente el paso por el casco urbano, con la construcción de la variante exterior. Aún así, en zonas como el ya mencionado barrio de Añorga, el intenso tráfico, también de tipo pesado, ha seguido muy presente por la industria existente en el lugar. No obstante, en los últimos años la fisonomía de la antigua autovía urbana ha cambiado mucho, y siguiendo la tendencia actual, se ha "amabilizado". No dispongo de fotografías del estado anterior, pero puedo dar fe de forma directa de que el gran volumen de tráfico y las molestias de la cementera de Rezola no hacían de este uno de los mejores barrios de la ciudad.



Comencemos a explorar lo que queda de esta vieja travesía a pie de calle. Aparcamos junto a la estación de tren de Añorga y caminamos unos minutos por el paseo junto a la vía del ferrocarril. Gracias a las cámaras de Google Street View fui conocedor hace ya un tiempo de la existencia de lo que nos vamos a encontrar a continuación. Aparece bajo los tableros que sostienen la variante de los 70, que abandonó la nomenclatura N-I para denominarse GI-20 tras la puesta en funcionamiento de la segunda variante o segundo cinturón de San Sebastián en 2010 y que se convirtió en el nuevo lugar de paso de la A-1/AP-1.



Camuflado por su pintura blanca, aparece el hito de piedra del kilómetro 461, el primero de los que encontraremos en esta travesía.


A su espalda, el grabado del fabricante... ¿"Manosa"?



Es extraño que se haya mantenido este hito aquí tras la duplicación de calzada, ojalá siga mucho tiempo más.


Avanzamos y entramos en el casco urbano por el barrio de Ibaeta, lugar en el que encontramos el campus universitario. El 462, o es historia, o desconozco su ubicación exacta. Ojo, porque en numerosas ocasiones y dado el peso de estos elementos, cuando era el momento de sustituirlos se optaba por derribarlos y dejarlos caer a la cuneta, encargándose la naturaleza de semienterrarlos y ocultarlos de ahí en adelante. Y si no, que se lo digan al 377. No es el caso del 463, con el que se ha tenido el buen criterio de reubicarlo tras la creación de una rotonda en el cruce con Paseo de Berio y c/ Elias Salaberria.



La Avenida de Tolosa describe a partir de aquí una curva que nada tiene que ver con el diseño de algún plan urbanístico, si no que está ahí desde mucho antes de que los edificios de viviendas comenzasen a levantarse. Nos dirigimos hacia el mar, pero a escasos metros de llegar al primero de los arenales de San Sebastián encontramos a otro protagonista de la vieja carretera.




Este 464 es un privilegiado, lleva décadas a escasos metros de la playa de Ondarreta...


El túnel del Antiguo, que hace honor al barrio en que se ubica y que vemos a un paso del agua, también fue parte de esta urbanita N-I.


El saliente de tierra que se adentra en la bahía es conocido como Pico del Loro, y desde allí vemos el muro que sostiene el paseo marítimo y la travesía que estamos conociendo.


Ascendemos al entorno del Palacio de Miramar, ubicado sobre el túnel, desde cuyo bello entorno y posición privilegiada se puede observar la carretera en dirección hacia Irún...



...y en dirección Madrid.


Recorremos esta "carretera marítima" en coche...


...al igual que en los años 60. Cerca del lugar desde el que se tomó esta fotografía, se ubicaba el hito del kilómetro 465, hoy desaparecido.


Las carreteras también son turismo, así que nos detenemos junto a la característica valla de La Concha, cuya imagen conforma una de las postales de tan turística ciudad.



El monte Urgull separa las playas de La Concha y Gros, presidido por el castillo de La Mota y los más de 12 metros de la estatua del Sagrado Corazón de Jesús. En Urgull encontramos restos de muralla, baluartes o cañones, testigos del pasado defensivo de este lugar. En el área expositiva del castillo se conservan antiguos folletos turísticos.


La carretera de Madrid a Francia también tiene su mención en una placa informativa respecto a la llegada del ferrocarril en 1864 y su relación con esta.


Ahora que estamos en pleno centro de San Sebastián, hagamos un pequeño off-topic. Empresas municipales de transporte hay muchas, que mantengan el nombre original, incluso aunque este sea alusivo a otros medios de transporte, no habrá tantas. Es el caso de la "Compañía del Tranvía de San Sebastián", fundada en 1886 y que es la encargada hoy en día de gestionar el transporte urbano e interurbano de la ciudad. Alguno de sus ejemplares se pueden visitar en el museo del ferrocarril de Azpeitia.



El primero de ellos es un Barreiros AEC, con más de medio siglo a sus espaldas y que curiosamente aún mantiene la publicidad del extinto concesionario Opel Isasti.


Parece que esta unidad termino sus días de trabajo cubriendo la ruta entre San Sebastián y Lasarte...


...allá por 1993.


La otra unidad expuesta es este precioso trolebús inglés, un ejemplar conservado de los que prestaron servicio en la capital guipuzcoana entre 1948 y 1973.



Volvemos ya a la antigua travesía y pasamos de largo la hipotética ubicación de los puntos kilométricos 465 (cercano al actual Hotel Niza) y 466 (en algún lugar cercano a la ría del Urumea), ambos desaparecidos. No hay nada en este tramo de travesía, constituido en su mayoría por el trazado de la actual calle San Martín, que haga recordar su pasado carretero. 

Nuestra siguiente parada es de detención obligatoria para un amante del automóvil en general, del vehículo clásico en particular, como el que aquí escribe. Poco antes de llegar al 467 encontramos la "Bolsa Automovilista", o más bien, la encontrábamos. "Casa Izaguirre", establecimiento de venta de recambios de automóvil cerrado desde hace un par de años, mostraba en sus escaparates toda clase de accesorios de lo más variopinto de vehículos de hace 30 y 40 años, algo que no es habitual en cualquier establecimiento de este tipo que visitemos hoy. El ambiente interior no era muy diferente al exterior, con un regusto antiguo que desgraciadamente llegó a su fin.


En mi última visita aún mantenía los rótulos, pero en esta fotografía cortesía de Jose Manuel Regueiro, tomada hace escasos días y que muestra el estado actual del local, observamos que ya no queda rastro del viejo negocio de recambios.


Las imágenes históricas de Google StreetView nos permiten ver el escaparate en una de sus capturas, y para muestra de lo que comentaba hace un momento, la llanta de Mini, MG o Authi que aún permanecía expuesta.

Fuente: Google StreetView.

Muy cerca de la antigua Bolsa Automovilista encontramos otro hito Peña, camuflado en el muro de contención de la vía de ferrocarril.


Aunque casualmente por la fotografía no lo parezca, es un tramo de mucho paso, así que cazaremos este 467 desde la acera y tirando de zoom.



Continuamos, alejándonos del centro de la ciudad y ascendiendo por la Avenida de Ategorrieta en dirección a Pasajes. El 468 aún resiste...


Y el 469 también. Por cierto, el último que encontraremos en esta travesía de San Sebastián.




Pero antes de abandonar este punto kilométrico, cruzamos la acera, nos espera una sorpresa.


Un muy antiguo hito de tipo local, señalizando la distancia a la ciudad, pero que hoy en día se encuentra ya rodeado por esa misma ciudad...


De aquí en adelante la carretera histórica abandona el término municipal de San Sebastián y entra en Pasajes. Todo el eje viario a su paso por el distrito de Pasajes Ancho está cambiando mucho en los últimos años. Hasta no hace tanto ha sido una vía de numeroso tráfico, buena parte de él de tipo pesado, y que ha ido dando paso a una vía cada vez más urbanizada y "amabilizada", como en la entrada por Añorga.


Atención a las trabajadas arcadas del muro de contención del ferrocarril, el mismo que nos viene acompañando desde el kilómetro 467.


Llegamos al área urbana de Pasajes Ancho. Esta vía es hoy de una única calzada de doble sentido de circulación, aunque no ha pasado tanto tiempo desde que constaba de dos calzadas y dos carriles para cada sentido. Una autovía urbana en toda regla.


A la izquierda, las grúas del puerto de Pasajes.


Y todo un habitual en la bahía, el carguero de automóviles de la empresa UECC, y que al menos en su momento, realizaba el trayecto entre las islas británicas y el puerto de Pasajes. A nivel personal, decir que durante mi periodo laboral en esta ciudad, tuve acceso a las instalaciones portuarias de esta empresa, pudiendo apreciar de cerca el monstruoso tamaño del buque.


Nos despedimos ya de la N-I a su paso por San Sebastián, lugar en el que como en tantos otros, las reurbanizaciones y mejoras en las vías urbanas han ido desdibujando la imagen de la vieja travesía. Nadie duda de las ventajas de sacar el tráfico fuera del casco urbano, y nadie imaginaría hoy el tráfico de cientos de camiones y vehículos circulando junto a la playa de La Concha. Dicho esto, y como homenaje al pasado viario de la ciudad, sería una gran idea que el ayuntamiento de San Sebastián protegiese estos elementos que hemos visto, no sea que en la siguiente reforma de cualquier calle, alguno de estos hitos acabe en una gravera, al estilo de lo que está haciendo la vecina diputación de Bizkaia con los hitos de la N-634 que aún persisten en tramos urbanos.

Por otra parte, y puesto que el territorio guipuzcoano está vertebrado por la antigua N-I, qué menos que mostrar aquí algún otro vestigio de su paso por la provincia. Comenzaremos en la cercana localidad de Lasarte, donde encontramos un antiguo referente a la carretera radial que en su momento atravesó la población y dónde años antes se celebraron las carreras del "Circuito Internacional de Lasarte". 

Fuente: San Sebastián Desaparecida.

Sin salir de esta localidad, sobrevive el hito kilométrico 455, aunque con el agua al cuello. Lo curioso es cómo se ha llegado hasta esta situación.







La urbanización de esta arteria de la ciudad y su transformación en vía urbana tuvo la buena idea de mantener el hito, ahora bien, hubiese sido más adecuado haberlo colocado a la misma cota de la nueva acera y no dejarlo prácticamente tapado y descontextualizado. Cuánto mejor una plaquita informando sobre su antigua función y sobre la importancia de este lugar y las competiciones automovilísticas desarrolladas aquí. Podemos ver su estado en los años 90 gracias a esta fotografía publicada en su momento por Gonzalo Fernández Avezuela:


Existen más hitos de este tipo a lo largo del tramo guipuzcoano de la N-I, como en Idiazabal:



O en el alto del puerto de Etzegarate:




Ubicado este puerto en el confín de la provincia, en las cercanías también aparece un curioso monolito alusivo a la apertura de la "carretera de Alzania" y la colaboración entre alaveses, guipuzcoanos y navarros (el terreno del puerto está repartido entre las tres provincias) para su materialización:



Repartidos por otras carreteras provinciales existen también hitos de tipo local y estilo parecido al que vimos junto al kilómetro 469 de la travesía:




Incluso aparece alguno de estos junto a la misma N-I y... refiriéndose a la misma, supongo...



En la GI-2120, antigua comarcal C-130:




Las siempre interesantes fotografías históricas, como esta de la preciosa gasolinera de Olaberria, que aún existe tal y como la vemos. No ocurre lo mismo con la señal de indicación de distancia a San Sebastián, perteneciente a la instrucción de carreteras de 1939.


Y en la otra esquina de la provincia, carretera N-634 en el límite provincial con Bizkaia, un par de hitos indicativos del cambio de territorio. Aún existe al menos uno de ellos.


Hasta aquí el repaso de la travesía de la N-I por la ciudad y alguna pincelada al patrimonio de carretera en la provincia de Gipuzkoa. En todos los años que han ido transcurriendo desde mi tiempo en San Sebastián he visto desaparecer algún elemento de interés. Menos mal que he ido documentando todo lo posible, pues una de las normas de oro de un "carretero" de pro es no dejar sin inmortalizar todo lo que se encuentra, no sea que para la siguiente sea demasiado tarde...

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Víctor, sabía que este reportaje, al menos por cercanía, te iba a gustar.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Pd:el fabricante del hito es "Balizamientos Mañosa" si no me equivoco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía mis dudas con el nombre exacto, porque además en la fotografía no se aprecia del todo. Lo modificaré en el texto del reportaje, gracias.

      Eliminar
  4. El 462 está escondido, pero sigue presente. Imagino que la actual no es su ubicación original, pero han tenido buen detalle el mantenerlo.

    https://maps.app.goo.gl/3rMso5yazYjBUSQn6

    También en su día estuvo presente el 460, pero fue eliminado para realizar un carril bici en una de las calzadas de la antigua N-I

    https://goo.gl/maps/3YBGtiZaM4mQ1UF77

    Gracias por la entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes de esas cosas o detalles que ves todos los días pero que no te fijas en ellas? Pues con este 462 me ha ocurrido algo parecido. No es que sea el lugar por el que más me moviese de San Sebastián, pero estando ahí de manera tan evidente no sé cómo no lo he podido ver. Al menos en el caso del 460, con la capa de suciedad que tenía, pasaba inadvertido. Muchas gracias Pedro, lo modificaré en el texto. Saludos.

      Eliminar